Por qué comer crudo

Nosotros procuramos comer  la mayor parte de nuestra dieta en estado crudo, es decir, sin realizar ningún tipo de cocción previa. Muchas veces estamos varias semanas seguidas comiendo el 100% de nuestras calorías crudas, pero cuando nos apetece variar nuestra dieta comemos ciertos alimentos cocinados, tomando una serie de precauciones:

1.- Comemos  nuestros alimentos cocinados por la noche, en la última comida del día, con el objetivo  de que no se junte en ninguna parte del tracto digestivo con los alimentos crudos, que viajan mucho más rápido. Por ejemplo, si a la comida comemos patatas al vapor y brécol con guisantes y a la cena, cuatro o cinco horas después, comemos solamente plátanos, fácilmente estos últimos alcanzarán en algún punto del tracto digestivo al bolo alimenticio de la comida y podríamos tener algunas molestias a nivel intestinal.

2.- Utilizamos métodos de cocción suaves solamente, hervido o al vapor. Nada de fritos, horneados o métodos que impliquen temperaturas mayores de 100º.

3.- Comemos platos sencillos y bajos en grasas. Nada de grasas refinadas como aceites de  ningún tipo. Por supuesto nada de alimentos procesados.

De manera que en el cómputo global mantenemos una dieta en la que un 90-95% de las calorías son crudas y el resto cocinadas. Y procuramos, en el tiempo, no bajar de esa marca, incluso procuramos que la frecuencia no sea grande (1-3 veces por semana como mucho), puesto que en seguida notamos la diferencia cualitativa en nuestra vitalidad y bienestar general si comemos, por ejemplo, una comida cocinada varios días seguidos. Es decir, notamos indefectiblemente menos energía y digestiones más pesadas, incluso interfiere en la calidad del sueño.

Nuestra experiencia nos sugiere que una dieta 100% cruda el 100% del tiempo es lo ideal y totalmente factible y es a lo que aspiramos. La experiencia de otros crudiveganos que llevan varios años confirma nuestra intuición, al mismo tiempo que la ciencia nutricional actual. Una dieta formada exclusivamente por frutas, verduras de hoja y algunos frutos secos en estado crudo pueden aportar todos los nutrientes conocidos y necesarios para un ser humano. Los casos de la vitamina b12 y la vitamina D, en realidad nutrientes extra-alimentarios, merecen mayor consideración y volveremos sobre ellos en otros artículos.

Nuestras experiencias a nivel personal que continuamente tenemos, como el hecho de que la digestión siempre es más eficiente, rápida y agradable o que el nivel de satisfacción es infinitamente mayor comiendo estos alimentos antes que los cocinados por muy saludables que sean, son para nosotros nuestra mayor referencia a la hora de tomar decisiones, aunque la ciencia y, con muchas más reservas por razones que comentaremos,  los estudios científicos oficiales evidentemente pueden ser de valiosa ayuda para profundizar en la interpretación de nuestras experiencias y nos ayudan a tomar decisiones con menor probabilidad de error, siempre que sepamos separar el grano de la paja, la  verdad de la mentira o de la omisión, los intereses humanos de los intereses económicos.

Porque existen razones científicas por las que el porcentaje de alimentos cocinados debe ser el mayor posible, razones nutricionales fundamentadas en los procesos químicos resultantes de calentar un alimento por encima de 42º. Formación de sustancias cancerígenas como la acrilamida o aminas heterocíclicas, formación de productos por glucosilación avanzada, fenómenos de fusión de aminoácidos, de aminoácido con azúcares o ácidos grasos, etc. De la misma manera que existen miles de sustancias en una planta, de las que se conocen solo unas docenas o unos cientos, realmente no se conocen todas las sustancias que se forman en el acto de cocinar, sobre todo a altas temperaturas, sustancias que ningún organismo vivo necesita puesto que ningún ser vivo excepto el ser humano consume alimentos cocinados, y nuestra fisiología básica es idéntica, nuestro cuerpo está formado por células cuyo funcionamiento básico (en lo que se conoce) es igual al de cualquier otra célula eucariota.

Como también se destruyen nutrientes (por ejemplo una dieta 100% cocinada es totalmente deficiente en vitamina C y producirá escorbuto casi seguro) y tampoco conocemos todos los nutrientes que hay en los alimentos en su estado natural ni todos los que el cuerpo necesita, los alimentos crudos vegetales siempre deben ser el centro de cualquier dieta que pretenda ser sana.

También existen evidencias anecdóticas que sugieren que una dieta 100% cruda baja en grasa es lo mejor. Cecilia ha tenido una de estas experiencias y hay personas que no pueden superar una colitis ulcerosa, por ejemplo, si no comen estrictamente 100% crudo baja en grasa. Es decir, cada vez más existen problemas de salud que solo parecen ser superables siguiendo una dieta 100% crudivegana baja en grasa como fundamento del proceso de curación, quizás apoyada por la ingesta temporal de ciertos suplementos. Evidentemente estamos simplificando un poco porque existen una cantidad enorme de variables a tener en cuenta, es cuando cruzamos estas anécdotas con la experiencia personal, más experiencias ajenas, los estudios científicos, las recomendaciones oficiales y las teorías biológicas que surge la certidumbre basada en una coherencia global de todas esas fuentes de información.

Nosotros adoptamos la postura de quienes defienden que el mínimo porcentaje de crudos debe ser del 75%, aunque nosotros personalmente ya no nos encontramos cómodos muy por debajo del 90% y lo ideal en todos los sentidos imaginables es comer 100% crudivegano.  Está demostrado científica e históricamente que una dieta vegana baja en grasas con mucho cocinado (cereales, legumbres,etc) puede ser muy saludable, siempre que haya una ingesta mínima de plantas crudas, por lo que creemos que aún es posible planificar las dietas siguiendo ciertos principios aún más importantes y seguir una dieta mixta, la cual puede servir como transición a una dieta 100% cruda o se puede adoptar de manera permanente, según los casos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s